CNBV reconoce esfuerzo antilavado de Sofomes.

antilavado

El director general de Prevención de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Sandro García-Rojas Castillo, anticipó que México saldrá bien librado de la evaluación que elabora el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) sobre el cumplimiento y la efectividad en el combate al antilavado o blanqueo de capitales, pues de manera anticipada ya han reconocido el esfuerzo que el país está haciendo en la materia.

México enfrenta un gran retraso en materia de información pública, pues a diferencia de países como Estados Unidos, donde se puede acceder a grandes bancos de información para tener referencias patrimoniales de personas físicas y morales, en nuestro país sigue siendo un gran reto poder acceder a este tipo de datos, lo cual es uno de los principales obstáculos en la identificación de clientes que deben cumplir bancos, entidades financieras y demás sujetos obligados.

Anticipó que la evaluación del GAFI reconocerá los avances de México en los últimos años en la materia, pero no dejará de hacer mención puntual de “las áreas de oportunidad” o aspectos que el país aún tiene pendientes de atender.

Las sociedades financieras de objeto múltiple Entidades No Reguladas (sofomes ENR) que sobrevivieron al proceso de depuración del que fue objeto su sector hace algunos años lograron ganarse una reputación en materia de prevención de lavado de dinero que no deben perder, indicó Omar Torres López Lena, director general adjunto de Prevención de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

De acuerdo con Torres López Lena, las sofomes que continuaron dentro de este sector cuentan con una buena reputación debido a que cumplieron con todos los requisitos necesarios en materia de prevención de lavado, como la obtención de un dictamen técnico en la materia emitido por la CNBV.

“Hoy sabemos que todas las sofomes, que sobrevivieron, tienen su dictamen técnico, todas cuentan con sus controles, todas tienen una buena reputación a diferencia de las otras que eligieron no quedarse”, expresó el funcionario durante la segunda reunión anual de socios de la Asociación de Sofomes en México (Asofom).

Las sofomes ENR no son supervisadas en materia prudencial por la CNBV, pero sí en cuestión de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo, por lo que tienen que cumplir con los controles que les pide esta autoridad para evitar este ilícito dentro de ellas.

El 6 de julio del 2015 venció el plazo para que todas las sofomes del país renovaran su registro ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), no sin antes haber obtenido un dictamen con opinión favorable de la CNBV en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Debido a este proceso, de las casi 3,500 sofomes que se tenían identificadas sólo 1,500 continuaron en el sector. De las que dejaron esta figura, algunas desaparecieron, otras se fusionaron y otras más se convirtieron en sociedades mercantiles, es decir, se quitaron la supervisión de las autoridades financieras.

“Las sofomes son instituciones financieras especializadas en otorgar crédito a diversos sectores. Estas entidades pueden dar crédito pero no pueden captar recursos del público, como lo hacen los bancos, y son supervisadas por la Condusef”, es la definición de la CNBV sobre estas entidades financieras.

Enfoque basado en riesgos

El funcionario de la CNBV recordó que desde hace algunos meses se emitieron las disposiciones correspondientes para que todas las instituciones del sector financiero, incluidas las sofomes, aplicaran un enfoque basado en riesgos en materia de prevención de lavado de dinero.

En este contexto, comentó que se ha detectado que no todas las sofomes que existen están atentas a los riesgos cercanos a ellas: “De las 1,500 sofomes, no todas están cuidándose de la manera que debieran (…) (aunque), los riesgos los tienen muy claros, por ejemplo, si un cliente no quiere identificarse, alguien actúa a nombre de otra persona, de que están liquidando un crédito anticipadamente, esos son riesgos que las sofomes saben”.

Debido a esta circunstancia, agregó, la CNBV se dio a la tarea de emitir una guía para realizar una metodología basada en riesgo, con la finalidad de orientar a las instituciones financieras: “Se debe tener algo escrito sobre cómo las sofomes deben de estarse cuidando”.

Torres López Lena enfatizó que uno de los componentes claves para que las sofomes elaboren una metodología que mitigue el riesgo de lavado de dinero es la Evaluación Nacional de Riesgos, dada a conocer desde el 2016 y la cual identificó al crédito como una actividad altamente riesgosa que da paso al blanqueo de capitales.

“La actividad del crédito resultó en esta Evaluación Nacional de Riesgos como de las más riesgosas (en temas de lavado) que hay en el sistema financiero”, detalló el funcionario.



¿QUIERES SABER MÁS?
Suscríbete a nuestro boletín para recibir más información útil sobre el sector financiero.
Mantenemos tus datos en privado. Aquí puedes conocer nuestro AVISO DE PRIVACIDAD